La Pasión por el caballo

CABALLO, perd, kali, Pferd, ፈረስ, حصان, ձի, at, конь, မြင်း, konj, кон, cavall, kabayo, kůň, 马, 馬, 말, cavallu, chwal, konj, hest, koňa, ĉevalo, zaldi, cheval, each, ceffyl, cabalo, άλογο, lio, סוּס, ló, horse, hestur, cavallo, kuda, うま, жылқы, equus, zirgs, arklys, Päerd, коњ, żiemel, морь , paard, اسب, koń, cavalo, cal, лошадь, коњ, farasi, häst, ม้า, ат, кінь, ot, con ngựa, ihhashi…

Mamífero solípedo del orden de los perisodáctilos, de tamaño grande y extremidades largas, cuello y cola poblados de cerdas largas y abundantes, que se domestica fácilmente y suele utilizarse como montura o animal de tiro (fuente DRAE).


El caballo es una animal generoso, paciente y voluntarioso que ha sido de gran utilidad para el ser humando desde y durante miles de año. Ya sea para montarlos, para conducirlos, para tirar de pesadas cargas, para arar los campos, para la guerra, para desfilar, para seguridad…

Poderosos pero muy delicados buscan en el ser humano un líder.
Su origen etimológico lo encontramos en el latín, donde se le denominaba equus. No fue hasta el latín tardío cuando la palabra caballus derivó en el actual Caballo que, posiblemente de origen celta, significa caballo castrado. La palabra yegua procede del femenino de equus, equa. Los potros derivan de la palabra latina pullus (pollos) que dio lugar a pulliter pullitir, que derivaron en potro.


La vida del caballo está muy ligada a la del ser humano desde hace más de cinco mil años, donde ya se empleaba para trabajar en el campo y para guerrear. También se les empleaba para labores de carga y transporte de mercancías y personas. Sería en el Cercano Oriente donde se llevó a cabo su domesticación. Desde entonces el caballo ha recorrido un largo camino desde sus ancestros salvajes. Así, se le ha entrenado para realizar múltiples y diferentes tareas, como la doma, en donde el caballo es entrenado para obedecer el menor movimiento de manos, pies o peso del jinete.


El primer registro de antepasado del caballo lo podemos encontrar en Eohippus  un fósil de un pequeño mamífero herbívoro que vivió en el Eoceno, hace cincuenta y cinco millones de años en Norteamérica y del que se supone que descienden los équidos, incluido el Caballo.

Desde entonces, el Caballo ha ido evolucionando desde los treinta centímetros que se cree que medía aquél Eohippus hasta el Caballo como lo conocemos actualmente.


Si bien el caballo ha evolucionado con el ser humano, siendo una pieza clave en la vida diaria, su utilidad y población se ha ido reduciendo poco a poco, al quedar relegado su uso, en la mayoría de los países, a un uso lúdico, de ocio y deportivo. El caballo ya no es aquella herramienta de trabajo imprescindible para realizar las tareas más duras del campo y el traslado de personas y mercancías. Del mismo modo, se dejó de emplear en las guerras, siendo la Primera Guerra Mundial la última gran guerra en la que el caballo fue una pieza clave.
En 2007 se estimó que la población de caballos, en el mundo, rondaba los 58 millones de animales, siendo Estados Unidos y China los países con mayor población.


Iniciamos una andadura por el mundo del caballo, donde intentaremos desvelar todos sus secretos.
Si ERES UN APASIONADO de los Caballos te invitamos a que nos acompañes en este viaje.